El otro día leí en una revista de mujer, que muchos de los hombres tenemos nuestra primera relación sexual con nuestra prima y me dejó alucinado. A mi me ha pasado lo mismo. Tenía 16 años, en la aldea donde viviamos eras muy pocos niños y yo empezaba a entrar en la edad del pavo y a disfrutar del placer de mi cuerpo. Sentía la curiosidad de tener sexo con alguién, pero allí solo estaba mi prima de 16 años. Las otras tenían 22 años y a mi me veían como un niño, vivía en un pequeño pueblo llamado San Andres de Teixido.

    Yo ya no sabía que hacer y aun por encima en una televisión local por las noches hechaban porno, que me hacía ponerme a cien. Una noche, mi prima se quedó a dormir, ya que nuestros padres se habían ido a un hospital de las afueras, les esperaba un largo viaje y dormirían en un hotel. Creieron que a esa edad, lo más seguro es que pasaramos la noche juntos.

   Lo malo, es que yo dormía en una cama de matrimonio y mi prima tendría que dormir allí ya que no había mas camas. Nunca me atrevería a meter mano a mi prima, pero tampoco a perderme el porno que veía todas las noches, por lo que esperé a que se durmiera y cambié al canal de siempre, ya que no tenía aun ninguna pelicula en dvd.

   Mi prima llevaba sin hablar mucho tiempo, por lo que deduge que estaba dormida y me empecé a tocar. En ese momento, mi prima se dió la vuelta y me dijo que podía haberlo puesto antes, que ella nunca lo había visto y sacó un par de vibradores. La emoción de la película o nuestra calienturenta edad, hizo que empezaramos a tocarnos y surgiera la primera relación de sexo para cada uno de nosotros.


Category: Relatos de sexo